domingo, 14 de septiembre de 2014

Cuarto Mallorquín

Este mes, el Blog Cocinando con Catman, tiene un concurso que consiste en hacer una de sus recetas, así que me puse a buscar una que fuera dulce, por supuesto...

De las muchas que tiene, me gustó esta. Aunque él la hace como una parte de un pastel más complicado, el Cuarto Mallorquín se come así, con helado o con chocolate..., es un bizcocho muy típico de Mallorca...

Yo nunca he probado los auténticos y  no se si me han quedado iguales o parecidos o  si ni siquiera tienen algo que ver.. pero el aspecto es similar y están muy buenos....

La receta original es con fécula de patata, que a mí me ha costado encontrarla, pero se podría sustituir por maicena, aunque yo creo que el resultado debe cambiar, porque este bizcocho tiene un sabor peculiar que debe darle la fécula, ya que el resto es huevo y azúcar.

La parte difícil  son los moldes, ya que es casi imposible encontrarlos y hay que hacerlos a mano, Yo usé esta guia, que es para hacer sobaos, les puse un papel marrón y dentro uno de horno, bueno digo yo, pero realmente al final los hizo Ana, y !!!! mira que bien han quedado!!!!

También se pueden hacer en un molde cuadrado de bizcocho  y luego cortarlo en cuadraditos.

La receta es:

3 huevos
80 gramos de fécula de patata
125 gr de azúcar en polvo y un poco más para espolvorear.
Un poco de ralladura de naranja, esto es de mi cosecha...

Separamos las claras de las yemas. Batimos bien las yemas con el azúcar en polvo, mejor a máquina, hasta que doble el tamaño, le agregamos la ralladura y reservamos,

En otro bol montamos las claras con unas gotas de limón( yo le pongo también una pizca de sal). Se tienen que quedar bien montadas, que si le damos la vuelta al bol no se caiga...
Incorporamos las claras a la mezcla anterior poco a poco y con movimientos envolventes, hasta que esté bien integrado.

Vertemos la masa en los moldes que ya teníamos preparado y horneamos a 180 grados unos 12 minutos, con el horno ya precalentado. Se llenan casi hasta arriba porque sube bastante, pero por desgracia al sacarlos bajan  también bastante.. Por lo visto la tradición es tirar la bandeja al suelo o darle un golpe sobre la mesa, una vez salen del horno, pero yo no he sido tan  valiente.

Se dejan enfriar en una rejilla y se decoran con bastante azúcar glas.







Nosotros nos los hemos comido sin helado que no tenía ni chocolate que hace mucho calor para esto... pero son tan suaves que se comen solos...



2 comentarios :

  1. Qué maravilla!!! Y con esos moldes de sobaos queda precioso!!! Muchas gracias por participar... de verdad nos hace mucha ilusión.

    Un abrazote grande!!!

    ResponderEliminar